Tanto en el cine y como en la TV

Tanto en el cine y como e1241Cineman la TV, los guionistas suelen tomarse ciertas licencias para darle a las historias mayor dramatismo o sorprender al espectador con escenas espectaculares en las que se introducen ciertos cambios que poco o nada cuadran con lo que sucedería en la realidad. Estas pequeñas variaciones podemos encontrarlas en escenas o, incluso, soportando parte del peso del hilo argumental y, dependiendo de la materia o disciplina a la que pertenezcan pueden pasar más o menos desapercibidas para el espectador.

Teniendo en cuenta que la tecnología está presente en cada vez más aspectos de nuestro día a día, no es raro encontrar películas o series en las que la tecnología se utiliza como apoyo a la historia que cuentan y, claro está, no siempre se utiliza con rigor y en determinadas ocasiones van mucho más allá de lo técnicamente posible. El año pasado, en Bitelia, dedicamos un par de notas a recopilar algunos de los errores tecnológicos más llamativos del mundo de la ficción, una temática que vamos a retomar en ALT1040 con otras diez barbaridades tecnológicas más del cine y la TV.

1. Hawaii Five-0: Microsoft Surface edición avanzada
El product placement es algo a lo que estamos acostumbrados tanto en el cine como en la TV, una forma de publicidad en la que se insertan determinados productos en series y películas para que el público los vea siendo utilizados por los protagonistas. Los que hayan visto la película “El Santo” con Val Kilmer quizás le recuerden usando un Nokia 9000 Communicator o a los protagonistas de Matrix usando un Nokia 8110.

Sin embargo, hay veces que el product placement puede superar las especificaciones y funcionalidades del propio producto y que, cuando lo vemos funcionar en la realidad, sus prestaciones nos parezcan algo cortas si lo comparamos con su uso en el mundo del celuloide. Precisamente, esta “exageración” de prestaciones es algo que podemos ver en la serie Hawaii Five-0 que, capítulo a capítulo, nos muestra prácticamente todo el port-folio de productos de Microsoft: terminales con Windows Phone, tabletas con Windows y, como no podría ser otra forma, Microsoft Surface.

En el cuartel general del Five-0 podemos encontrar a Microsoft Surface que sirve como pantalla principal para visualizar mapas, fotos, interceptar llamadas y, lo más inquietante, extraer el contenido de un terminal móvil solamente apoyándolo sobre la mesa. Efecticamente, en el capítulo 13 de la primera temporada, el equipo especial de policías apoyan sobre su Microsoft Surface un terminal móvil y aparece un menú con el que acceder a sus archivos y contenidos, ¿quizás un uso avanzado de NFC? ¿o quizás fuese Bluetooth?

2. No hay salida: súper-computadoras que reconstruyen negativos Polaroid
No hay salida es un thriller de 1987 protagonizado por Gene Hackman y Kevin Costner que gira alrededor del asesinato de la amante del Secretario de Defensa (Hackman) que, además, también era amante de uno de sus asesores militares (interpretado por Kevin Costner).

Antes que se produzca el asesinato, la chica (interpretada por Sean Young) saca una fotografía de Kevin Costner con una cámara Polaroid, de esas que la foto se revelaba sobre la marcha y el negativo cae al suelo. Tras morir ella y buscarse pruebas en la casa, los investigadores encuentran el negativo de la cámara Polaroid. A partir de ahí, y valiéndose de una computadora UNIVAC 90/70, el Pentágono digitaliza el negativo encontrado en la escena del crimen y, tras un extenso procesamiento, la computadora es capaz de reconstruir la imagen captada (un tiempo que, por cierto, es el que tiene el propio Costner para desmontar toda la trama).

¿Y qué es lo que chirría de la película? A partir del negativo de la Polaroid, el computador realiza una Transformada de Fourier para devolver la imagen captada por al cámara, un resultado impresionante.

3. Prison Break: la BIOS como sustituto del Sistema Operativo
Un centro de operaciones puede parecer mucho más real si en su interior vemos a mucha gente trabajando con ordenadores y todas las mesas están salpicadas de monitores con consolas, imágenes de vigilancia, gráficos o cualquier otra cosa que dé al espectador la sensación de estar ante un centro avanzado de operaciones.

Algo así debieron pensar los encargados de atrezzo y producción de la serie Prison Break puesto que en el episodio 8 de la tercera temporada (la penúltima de la serie) pasaron por alto que no siempre un monitor encendido con datos sobre un fondo azulado pasa por aparentar un centro de operaciones. En este episodio, la cámara hace una ligera pasada por el cuartel de operaciones de “la Compañía” antes de pararse en Gretchen Morgan pero, antes de pararse en este personaje, podemos observar una emisora de radio manejada por un técnico y, a su lado, un ordenador portátil en el que se ve claramente una de las pantallas de la BIOS (simulando ser algún tipo de software de control).

4. Mission Impossible 4: iPhone con jailbreak edición “espía”
La saga Mission Impossible cumple perfectamente con el apelativo “Imposible” con respecto a algunas de las maravillas tecnológicas que se muestran en cualquiera de las cuatro películas estrenadas hasta la fecha. El género de espías (por ejemplo también ocurre con las películas de James Bond) están llenas de gadgets imposibles o dispositivos comerciales excesivamente mejorados y adaptados a los requerimientos que podría tener cualquier espía o agente secreto que tenga como trabajo habitual el de salvar al mundo de su destrucción.

En la última de las entregas de la saga protagonizada por Tom Cruise, además de ver un BMW cuyo cristal delantero es una pantalla táctil muy avanzada, podemos distinguir bastante bien el product placement de productos de Apple y, como no podría ser de otra forma, el iPhone va mucho más allá de sus especificaciones y podemos ver aplicaciones propias (quizás la CIA disponga de iPhones a los que les han hecho el jailbreak) o capaces de hackear a distancia el sistema de control de accesos del mismísimo Kremlin, la sede del gobierno ruso (y que se presupone uno de los lugares más seguros del mundo).

5. CSI Miami: la respuesta está en tus ojos
Los chicos de CSI, y en cualquiera de las 3 series podemos verlo, son expertos en el procesamiento de imágenes hasta niveles técnicamente imposibles: zooms infinitos, píxeles que se multiplican y convierten pobres imágenes en fotografías de alta resolución dignas de la sonda LRO.

Sobre un cristal o una superficie lisa puede llegarse a ver el reflejo de un objeto que esté frente a esta superficie y, según los guionistas de CSI, la reflexión puede llevarse al extremo de visualizar un reflejo sobre la pupila de un ojo humano, procesarlo y, por arte de magia, obtener una foto clara de todo el entorno que está frente a la persona que sale en la imagen de la foto.

6. Acoso: empresas que recurren a la realidad virtual para borrar unos archivos
Acoso es una película de 1994 protagonizada por Michael Douglas y Demi Moore que está basada en una novela de Michael Crichton y su trama gira alrededor de una fusión entre empresas tecnológicas, una conspiración entre ejecutivos y un caso de acoso sexual en el que se ve envuelto el protagonista de la película (Michael Douglas).

Teniendo en cuenta el trasfondo tecnológico de la película, a los guionistas les pareció que resultaría aburrido que Michael Douglas accediese al servidor de su empresa a localizar unos archivos usando el protocolo SSH a través de una VPN. ¿Solución? Recurrir a la realidad virtual y hacerle buscar “físicamente” los archivos dentro de un computador que bien parece el templo Jedi de Coruscant.

7. Numbers: direcciones IP, consolas y scripts a tiempo real
Al igual que se suelen usar números de teléfono ficticios (los famosos 555 que se suelen oír en muchas películas norteamericanas), en el cine y en la TV se recurren a direcciones IP imposibles o direcciones que están dentro del rango de direcciones privadas con el objetivo de no comprometer a ningún usuario. Asumiendo este principio, no vamos a decir nada sobre la página web a la que accede el protagonista de la serie Numbers (http://275.3.6.28) pero, tras escribir la dirección y darle a entrar, la página que se carga es de lo más extraña:

¿Está viendo cómo se escribe el código a tiempo real usando el navegador? Algo que solamente es capaz de hacer el FBI, por supuesto.

8. Mr Brain: procesamiento forense de vídeo made in Japan
Las series de forenses e investigaciones policiales han sufrido un punto de inflexión tras CSI y sus “procedimientos científicios”. No hay serie o película que no recurra, con total naturalidad, a los zooms imposibles o a los reflejos para esclarecer un crimen. Esta moda también llegó a Japón donde se filmó una serie de televisión llamada Mr. Brain que gira alrededor de Tsukumo Ryusuke, una neurocientífica que trabaja en el Instituto de Investigación Científica de la Policía.

En uno de los capítulos, el equipo de investigadores está observando el vídeo de las cámaras de seguridad de un supermercado en el que se ha producido un atraco (y están buscando al delincuente y a los testigos). El primero de los “imposibles” que podemos ver en la escena que, gracias a un milagroso zoom son capaces de captar la huella dactilar del atracador (y pasarla por la base de datos policial), prácticamente un milagro de la técnica forense pero, además, gracias a un reflejo en un espejo, son capaces de detectar cómo un cliente, durante la confusión, también se pone a robar artículos.

Dos crímenes resueltos gracias a un vídeo de vigilancia.

9. CSI Miami: interpolación extrema de píxeles
Son muchos los capítulos de CSI en los que hemos visto a los investigadores realizar zooms infinitos que, mediante inexplicables comandos que introducen con el teclado (siempre se ve a alguien escribir mucho sobre interfaces gráficas o se oye el sonido del teclado), son capaces de realizar interpolaciones imposibles que, a partir de una imagen borrosa, son capaces de encontrar el rostro del asesino o detalles clave para esclarecer la investigación.

En esta ocasión, los investigadores del Departamento de Policía de Miami Dade utilizan una secuencia de imágenes con no mucha nitidez de una persona con gafas de sol. Revisando la secuencia de imágenes, se dan cuenta que se aprecia un ligero reflejo en uno de los cristales de las gafas y, claro está, en eso de analizar reflejos y obtener imágenes de lo que sucede más allá de lo captado son unos especialistas. Concretamente, de un leve reflejo que se aprecia en una imagen de mala calidad, los chicos de Horatio son capaces de obtener una imagen clara del escudo de un equipo de baseball, una gran pista para continuar su investigación.

10. Spooks: cables submarinos, ataques DDoS y virus contra submarinos
Spooks es una serie de espías producida por la BBC que, a lo largo de 10 temporadas, narra las aventuras y misiones de un grupo de agentes del MI5 (que es el encargado de la seguridad nacional en Reino Unido).

En una de estas misiones, los agentes del MI5 deben impedir que se colapse el sistema financiero británico a causa de un ataque DDoS que pretenden lanzar los rusos. ¿Y cómo piensa atacar Rusia las comunicaciones electrónicas de Reino Unido? Interceptando un cable submarino de fibra óptica e inyectando sus paquetes de datos. Si el argumento ya es poco creíble (la fibra óptica no es algo que uno pueda pinchar e inyectar sus datos, no es una tubería de agua), los agentes de inteligencia deciden neutralizar la amenaza lanzando un virus zero day contra el submarino que, en 30 segundos, debe dejar fuera de servicio al enemigo.

Deja un comentario

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Entérate de los nuevos Manuales y Noticias Agregados.